Incertidumbre moral

A menudo experimentamos incertidumbre (es decir, dudas) acerca de hechos empíricos (es decir, hechos que pueden ser comprobados mediante los sentidos), como si lloverá mañana. Pero también podemos tener dudas sobre cuál es la posición que debemos mantener ante cuestiones morales, como si es malo robar o cómo debemos valorar el bienestar de los animales.

La incertidumbre sobre si está mal robar es una duda sobre una cuestión moral o normativa. Es decir, es una duda acerca de si puede estar justificado o no robar en ciertos casos o siempre, o si nunca está justificado hacerlo.   Algo parecido sucede en el caso de la a incertidumbre sobre cómo debemos valorar el bienestar de los animales. Hay gente que tiene muy claro que es injustificado no tener en cuenta cómo nuestras acciones pueden perjudicar o beneficiar a los animales, pero hay otras que pueden dudar acerca de eso. Por otra parte, hay quienes tienen dudas no solo morales, acerca de cómo actuar hacia los animales, sino acerca de hasta qué punto los animales no humanos pueden sentir y sufrir. Esta duda trataría sobre si los animales pueden tener experiencias buenas o malas y hasta qué punto. En la actualidad hay un acuerdo científico en torno a que pueden tener un amplio grado de experiencias y sufrir de forma muy intensa, de forma que no solo los seres humanos tienen intereses.

¿Puede ser racional tener incertidumbre moral? En tal caso ¿qué deberíamos hacer en relación a dicha incertidumbre? Podríamos pensar que nunca puede ser racional tener dudas sobre cuestiones morales, porque estas son cognoscibles a priori. Quienes piensan esto creen, pues, que es un hecho objetivo que es correcto actuar de ciertos modos e incorrecto actuar de otros, y que esto lo podemos conocer de forma semejante al modo en el que podemos deducir conclusiones matemáticas. Sin embargo, parece que esto no es así. En primer lugar, no tenemos certeza acerca de hechos matemáticos no triviales. Además, también tenemos dudas perfectamente razonables acerca de muchas cuestiones morales.

Por otra parte, además de tener dudas sobre cómo hemos de actuar en ciertos casos, nos encontramos con que diferentes personas pueden defender distintas posiciones acerca de cómo hemos de actuar. Quizás yo acepte una posición como la más razonable, pero me encuentre con que otros individuos aceptan otra. En ciertos casos, podemos tener que tomar decisiones colectivas, y parece que sería razonable buscar un acuerdo para que nuestras acciones no se contrapongan. Ante esto, parece necesario desarrollar algún procedimiento para actuar bajo incertidumbre moral, no solo a nivel de nuestras posiciones personales, sino también, especialmente, cuando hemos de apoyar una determinada posición u otra teniendo en cuenta también que otros individuos pueden tener posiciones distintas de la nuestra.

En los últimos años se han propuesto distintas soluciones al problema de cómo actuar con incertidumbre moral:

  • Externismo normativo: Quizás sea un hecho objetivo que debamos actuar de ciertas maneras, incluso si no estamos en condiciones de saber cuáles son (Weatherson 2014).
  • “Mi teoría favorita”: deberíamos actuar de acuerdo con la teoría moral en la que confiamos más (Gustafsson & Torpman 2014).
  • Maximizar la capacidad de elección esperada: si tenemos dudas acerca de si hemos de aceptar una teoría u otra, podemos actuar de la manera que sería mejor si evaluamos conjuntamente lo que esas teorías prescriben teniendo en cuenta también en cada caso los niveles de incerteza que podamos tener acerca de las distintas posibilidades (MacAskill 2014).
  • El modelo parlamentario: la importancia de distintas teorías morales debería ser ponderada según la fuerza del apoyo que estas reciben. Pueden llegarse a puntos intermedios en las que se ceda por ciertas partes para poder llegar determinar el conjunto óptimo de acciones bajo incertidumbre (Bostrom 2009).

Hay dos problemas importantes a la hora de enfrentarnos a la decisión de cuál de estos modelos es el más aceptable. Estos son (i) el problema de la regresión: el problema de que no solo podemos dudar sobre cuestiones morales típicas, sino también sobre qué enfoque de la incertidumbre moral es correcto, y a su vez sobre el criterio para decidir cuál de estos enfoques es correcto, y a su vez sobre el criterio para decidir sobre este otro criterio, etc. ad infinitum (Sepielli 2013); y (ii) el problema de las comparaciones interteóricas: el problema de que no parece haber una forma sistemática de hacer comparaciones entre las diferentes teorías morales (Nissan-Rozen 2015).

Para profundizar más:

Bostrom, Nick. 2009. Moral uncertainty – towards a solution?.

Gustafsson, Johan E. & Olle Torpman. 2014. In defence of my favourite theoryPacific Philosophical Quarterly 95(2):159-174.

MacAskill, William. 2014. Normative uncertainty. Doctoral dissertation, University of Oxford.

Nissan-Rozen, Ittay. 2015. Against moral hedgingEconomics and Philosophy 31(3): 349-369.

Sepielli, Andrew (2013). What to Do When You Don’t Know What to Do When You Don’t Know What to Do…. Nous 47 (1):521-544.

Weatherson, Brian 2014. Running Risks MorallyPhilosophical Studies 167, 141–63.